viernes, 28 de marzo de 2008

DIVORCIO DIFÍCIL Y EVALUACIÓN DE LA CUSTODIA

Por Isabel Aguilera. Centro Psicoterapéutico Mandrágora.www.paginasprodigy.com/alaiss

En el abordaje del divorcio suelen existir varias perspectivas. Unas ponen de manifiesto los efectos de vulnerabilidad que conlleva para los hijos, como resultado del enfrentamiento a una situación de stress con posibles riesgos afectivos, conductuales, sociales, a corto y a largo plazo. También existen aquellos estudios que dan importancia a la calidad del vínculo con ambos padres, como un elemento moderador del ajuste de los hijos a la hora de afrontar todo el proceso.

El modelo ecológico, a favor de una ecologia afectiva sensible a los diversos contextos tiene en cuenta, los factores de riesgo y proteccion respecto a la conyugalidad como a la parentalidad.

Además hoy en día se pueden diferenciar distintas situaciones en la custodia desde el punto de vista psicosocial, en relación a la diversidad de estructuras familiares, red interpersonal, etc… que complejizan que el lo que se considera el bienestar del menor, siendo necesario definirlo- tomando en cuenta esta complejidad.

Los profesionales evaluadores -en el mejor de los casos - acopian una formación completa en psicología del desarrollo infantil, relaciones padres hijos y consecuencias para los hijos de los procesos de separación y divorcio.

Pocas veces se incluye una capacitación en manejo de conflictos, estructura familiar, dinamica de pareja, que vayan más alla de un psicodiagnostico basado en los test psicométricos a veces insensibles a algunas de las variables implicadas. Es necesaria una actualización en lo que se refiere a las interferencias y consecuencias del divorcio en la custodia de los hijos afectados.

Agrupándose, en el mismo marco legal, desde casos de mobbing familiar (aplicando criterios homogeos para situaciones muy diversas por el desbalance de poder),como una parentalizacion de los hijos que disminuye el bienestar psíquico de los afectados, hasta la interferencia en la custodia como es el caso del síndrome de la mama perniciosa y el SAP, que afectaran, a la parentalidad, al régimen de visitas y a la legislación aplicada en su caso. Generando contradicciones imposibles por un abordaje o excesivamente simplista, o permisivo “mirando para otro lado”, o rígido, convirtiéndose en un elemento más del conflicto.

Es necesario promover un trabajo que fomente la integridad y autoestima de cada progenitor- incluyendo definir que se entiendo por bienestar del menor-. Así como las leyes que los sustentan, las técnicas metodologicas y las guías de custodia actuales. (AFCC, ACCAP).

Además, la bibliografía reciente ya incluye numerosas investigaciones, avalando la necesidad de mayor información para los profesionales implicados.

Si bien el evaluador desempeña un rol muy distinto al terapéutico, exiten diferentes guías para la evaluación de la custodia. Varias asociaciones americanas publicaron guías dirigidas a los profesionales dedicados a este ámbito.

Uno de los modelos de guia para la evaluación de la custodia, fue propuesto por una asociación de juzgados de familia y conciliación en 1995, formada por un equipo multidisciplinar de jueces, abogados y psicólogos, (AFCC).
Describe e intenta concretar aspectos importantes como las áreas a investigar ya sea la calidad de las relaciones entre los padres, las relaciones padres-hijos, o el ajuste psicológico de los progenitores. Pudiendo sugerir el evaluador posibles soluciones a diferentes conflictos previendo distintas consecuencias afectivas y psico-sociales. Duarte, J y cols, (2007).

En la actualidad se contempla incluso una metodología basada en el multimetodo que de manera muy importante incluya entrevistas, y observación directa, ademas de los habituales test psicológicos.

Es necesario tener en cuenta que las recientes investigaciones sustentan la importancia de la calidad del vínculo padres- hijos y el grado de implicación en la crianza como elementos protectores frente a posibles efectos posteriores, con indicativos de mayor satisfacción vital, seguridad y menor incidencia de consecuencias en el éxito de los hijos por motivos parentales y económicos muchas veces.

Los acuerdos de separación y custodia, en muchas ocasiones no dan un valor significativo a elementos tan importantes como el ciclo de vida del menor, el tiempo y su contexto, como elemento discriminatorio que tenga en cuenta los elementos de proteccion a la hora de afrontar el divorcio (angustias de separación, confusión, mayor o menor autonomía), acabando afectados a veces demasiado rápidamente por una transición que no debería convertirse en un elemento traumático por un pésimo manejo del divorcio.

Los años inmediatamente posteriores al divorcio son importantes así como el grado de acumulación de los niños a eventos críticos. El grado de implicación en calidad de ambos padres puede permitir una parentalidad más saludable.

Tampoco se tienen en cuenta otras posibilidades o recursos a la hora de negociar una custodia que puede ser revisada en función del factor tiempo, contexto y salud, aplicando una metodología mas flexibilizada para todos los afectados, de una manera diacrónica.

Las estrategias de evaluación, deben actualizarse y lo están haciendo internacionalmente, implicando información sobre toda la red familiar, terceros significativos, etc. Una descripción y evaluación cuidada de las relaciones entre la pareja parental, como es el sistema de alianzas con los hijos, calidad de comunicación, así como la suficiente información sobre el estado psicológico y ajuste para afrontar este ciclo de vida. Duarte, J. (2007). También existe la posibilidad de incluir indicaciones de derivación.

Aunque aumentan los casos de resolución alternativa de conflictos, desgraciadamente muchos estudios avalan una percepción negativa hacia ambos padres, como consecuencia de un proceso de divorcio manejado de manera difícil y simplista.

Bibliografía:

Duarte,J .y cols (2007) Conflictos entre los padres, divorcio y desarrollo de los hijos. Pirámide.

Davison.D (2007). Separación y Divorcio. Un faro en el camino. Universidad.

Psicóloga: Isabel Aguilera. Doctorado en Psicología Clínica y de la Personalidad. Maestra en Psicología de la Pareja. Mención Honorífica.
www.paginasprodigy.com/alaiss